Cactus coreano (Gymnocalycium mihanovichii)

$35,000.00

In stock

Compare

El cactus rojo se ha vuelto como una de las plantas más populares para la decoración de jardines interiores por diversas razones. Tienen gran facilidad de cultivo, bajo mantenimiento y el gran número de variedades y tipos que hay disponibles. Podemos encontrar cactus rojo con diferentes morfologías e incluso de otros colores. Se ha convertido en una de las plantas suculentas que ha creado fenómenos de masas en todas aquellas personas que quieren mejorar la decoración de sus jardines e interiores.

Los cactus forman parte de la familia de suculentas que se denomina Cactaceae. Todas estas especies tiene una característica principal que es la de acumular agua y nutrientes en el interior de sus tejidos. Son capaces de adaptarse fácilmente a diferentes hábitats donde se encuentre. Gracias a estas características es por lo que pueden sobrevivir en terrenos áridos y secos.

El cactus rojo, como la mayoría de los cactus, es capaz de defender bien las reservas de agua ante las épocas de sequía. Para ello, desarrollan las espinas y, aunque parezca muy parecida otras plantas de esta misma familia, tan sólo se puede tener mediante injerto.

Iluminación y ubicación

Hay que tener en cuenta que el cactus rojo al ser un cactus injertado suele tener cuidados más específicos que el de los cactus tradicionales. Como hemos mencionado antes, una de las diferencias principales que debemos tener en cuenta con respecto a un cactus normal es que no se puede poner al exposición directa del sol. Al ser un injerto suelen ser más débiles en cuanto tejidos y capacidad para soportar el calor del sol. Si los rayos de sol le dan directamente se convierte en algo muy agresivo para ellos. Sin embargo, no quita que lo necesite de un lugar muy iluminado para poder vivir bien.

Si lo colocamos en el jardín, debemos garantizarle semi sombra o sombra completa pero una gran cantidad de iluminación. No olvidemos que las plantas son capaces de realizar la fotosíntesis aunque el sol no les dé directamente. Si vamos a colocar el cactus rojo en interiores, es interesante ponerlo cercano a una ventana donde tenga bastante luminosidad. Puede darle el sol directamente si está filtrado aunque sea por una delgada cortina. Si conseguimos una cortina que disminuya la radiación solar que incide sobre sus tejidos, podemos tener una buena salud del cactus rojo. También podemos dejar que lee dé el sol de la tarde, pero no mucho más de varias horas seguidas.

Riego y abonado

Hay que tener en cuenta que uno de los factores de más riesgo a la hora de equivocarse y cuidar el cactus rojo es el riego. Debemos mantener una cierta humedad en el sustrato, pero sin llegar a ahogar las raíces. Para ello, debemos distanciar lo máximo el tiempo entre riegos. De esta forma, evitaremos colocar un plato en su base para que no se acumule el agua del riego. También podemos hacer lo mismo que hemos mencionado antes, y es colocar el plato durante muy poco tiempo para evitar que las raíces se pudran.

Por otro lado, el abonado debe hacerse con un fertilizante especial para este tipo de cactus injertado. Se pueden encontrar en tiendas especializadas y la dosis es la recomendada por el fabricante. Se puede utilizar las dosis más altas en los periodos más fríos del año y las más bajas en los cálidos. Esto es debido a que durante las épocas de invierno sufren más ya que está acostumbrado a altas temperaturas. Podemos aportar algunas dosis pero al menos ocasiones. Otro de los motivos por lo que se hace esto es porque en invierno la distancia entre riego y riego debe ser mayor. Por ello, la dosis debe ser mayor pero con menor frecuencia.

See It Styled On Instagram

    No access token

Main Menu

Cactus coreano (Gymnocalycium mihanovichii)

$35,000.00

Add to Cart